Información sobre cambios en el Parc del País Valencià

17/4/2019


El concejal delegado de Gestión Responsable del Territorio, Xavier Ródenas, ha informado esta mañana en rueda de prensa sobre las modificaciones llevadas a cabo en el Parc del País Valencià.

El pasado lunes se procedió al traslado del recinto para esparcimiento de perros hasta ahora situado en la calle Reis Católics, a otro sector dentro del mismo parque, concretamente a la avenida de las Esclavas.

Este cambio de ubicación del parque canino se ha llevado a cabo tras haber sido solicitado en proceso participativo por los vecinos y vecinas del barrio de Roís de Corella. “Con el resultado de la consulta vecinal se hizo un informe y la Junta de Distrito de Rois de Corella aprobó una serie de cambios en el parque”, ha señalado Ródenas.   

Siguiendo las propuestas de la ciudadanía ya se han realizado algunas actuaciones: Se ha creado una bardiza  perimetral alrededor de todo el parque con especies autóctonas (murta, entre otras).

También se ha dotado de más sombra la zona, tras ser la propuesta más demandada. El edil ha comentado que “es un parque que ha pasado por acciones que han destrozado el patrimonio arbóreo que había, como el turbonado de hace unos años, que acabó con veinte árboles”.

El cambio de ubicación del parque canino también está vinculado a la falta de sombra y a los olores generados en el anterior recinto en los días de lluvia.

El regidor ha explicado el motivo de la elección del nuevo espacio de la avenida de las Esclavas: “Había una zona aislada junto a la piscina que no tenía uso prácticamente, salvo el que le daba la gente para ir con los perros”, ha comentado el edil. Las dimensiones del nuevo recinto son similares a las del anterior, pero con la ventaja de disponer de más sombra. Al tratarse de la zona más antigua del parque, cuenta con árboles maduros con un sistema radicular potente, condición necesaria para que el uso que hacen los perros no afecte tanto a la vegetación.

En la actualidad existen ocho parques para canes en la ciudad,  con acceso libre y sin límite de horario, que están sometidos a la contrata de limpieza encargada de su mantenimiento y que, de manera semanal, limpia y desinfecta estos recintos.

Ródenas ha manifestado que se han ido eliminando los llamados “pipi-can”, espacios reducidos destinados a las deposiciones de los animales, “porque generaban zonas insalubres que resultaban una molestia para los vecinos del barrio. Se han ido transformando en parques caninos, espacios más amplios donde conviven perros y sus propietarios”.

Por otra parte, en las próximas semanas se plantará un total de 53 árboles, actuación también contemplada en el proceso de participación ciudadana. “Así se recupera el parque a nivel para plantar bosquetes de arbolado mediterráneo y también reforzar otras zonas como la entrada desde los Juzgados con un pasadizo de chopos”, ha indicado Ródenas, quien ha recordado que en su día ya se habilitó esta entrada perpendicular al parque aprovechando piedras del antiguo muro del paseo marítimo.

También se ha instalado un cartel con un logotipo y el nombre Parc del Pais Valencià en la entrada al mismo por la zona de la piscina.

Por falta de presupuesto, queda pendiente la instalación de un baño público dentro del recinto.